Neuman publica 'Crashpad', su primer disco autoproducido con leña de hogar. Reseña por Asun As. | El Mundo de Tulsa

Neuman publica 'Crashpad', su primer disco autoproducido con leña de hogar. Reseña por Asun As.


Neuman publica 'Crashpad', su primer disco autoproducido con leña de hogar.

Reseña por Asun As para El Mundo de Tulsa.

Llega un momento en la vida de uno en la que hay que pararse y recalcular prioridades. Algo así le debió de pasar a Paco Román, líder de Neuman, que cansado de viajar de La Ceca a La Meca y sin un lugar fijo al que llamarle hogar decidió arriesgarse y se instaló en Granada, donde bajo la sombra de un limonero echó raíces, ordenó su vida y comenzó a sentirse parte de sí mismo. 

Crashpad (Subterfuge,2017) es el cuarto disco de Neuman, el primero autoproducido con leña de hogar. Bajo la misma morada se encuentran los estudios de grabación (Crashpad Studios) en los que de manera sosegada y porque no decirlo más arrojada se ha formado este doble vinilo. Las canciones, guardadas de ante mano en la memoria del móvil de Paco fueron gestadas en el trascurso de su última gira If. Casi tres años de vida errante donde el trasiego y la sensación de soledad le sirvieron para asomarse a su interior y crear. De ahí el nombre del disco, una sucesión de Crash Pads que le invitaban cada noche a alojarse en un lugar diferente de manera fugaz. 

El 15 de septiembre, con la presentación de su cuarto disco, Neuman entró en el momento más álgido de su carrera. Crashpad está formado por diez temas luminosos que se buscan entre sí formando un todo. Como el arco iris que abre la tormenta inaugura el disco “Stones”. Cinco minutos de radiante amanecer donde el trinar de los pájaros y el sonido de la lluvia tienen su protagonismo. Stones es el tema con más responsabilidad del disco pues es el encargado de poner el primer aliento a un disco luminoso que gira hacia sus inicios.Crashpad es el disco de Neuman con más sencillos, tal vez por eso sea también el más osado. El álbum destaca por la reaparición del piano, un Petrof blanco omnipresente que nos recuerda a la banda cuando eran formato trio. También las guitarras marca de la casa exhiben su presencia con el más puro de los rasgueados. Como en “Gibberish”(algarabía) donde el sonido de las trompetas y una obediente batería se divierten dejando salir la farra instrumental que llevan dentro. 

El cuarto disco de Neuman es un disco realizado con mucho amor. Aunque a simple escucha pareciera un álbum reposado, dócil y manso, es en realidad meticuloso,  visceral y dinámico. Hay tantas emociones y tanta verdad en su obra que impresiona. Recomiendo escucharlo en el más puro de los sigilos, pues aunque el silencio sea en términos generales el sonido más fuerte de todos, rinde éste cortesía a la decena de canciones que forman el disco. El tercer track del doble vinilo es “All that Matthers” otro sencillo que junto a “Dizzy,” “Marsha” (canción dedicada a uno de sus canes fallecidos) y “BoyStar “(canción dedicada a su hijo Curro) pudimos escuchar antes de la presentación del disco. En todos ellos se percibe la sensación de que Neuman sabe y hace lo que le gusta, evidenciando la buena salud de la que goza el grupo.El haberlo grabado de manera “tranquila” sin fecha límite y en un entorno familiar le dota de un extra de positividad que es capaz de reflejar. Me paro en Dizzy, un tema aparentemente sensible, redundante que no da las trazas, refiriéndome con eso a que su estampa pacifica y parsimoniosa deja de serlo cuando pasados los cuatro minutos y portando un cuchillo entre los dientes la voz de Paco se alza de manera reivindicativa y evocadora . No he contado cuantas veces la palabra “remember” aparece en Crashpad, pero en Dizzy, un tema de ocho minutos aparece once veces, por lo que entiendo que su misión es recordar y apostillar con risueño que cualquier tiempo pasado nunca fue mejor. Cada vez que escucho esa parte final no puedo dejar de imaginar al trio regocijándose en el tema. Reconozco que es la parte que más me gusta de Dizzy ,un monstruo con dos cabezas cuyo fragmento no para de girar en mi mollera.

Con “Deleted Files” se caga la burra. Se me ocurren expresiones más bestias para definir los casi doce minutos que dura este tema pero conviene suavizar. Subidas y bajadas de intensidad ocupan sin piedad la cara tres del doble vinilo. Es un tema introspectivo, artístico, sutil y divino. Inevitable las idas y venidas de olla. Ya dije cuando salió el disco que, palabras textuales “sin lugar a dudas Deleted Files es el nuevo Sil Fono” y lo sigo manteniendo. Lisérgico,onírico y tajante en su aparición guitarrera, Deleted Files cabalga junto con Marsha siendo el corte más ruidoso del disco. Otro tema concebido desde el corazón, y miente quien diga que escuchando Deleted Files no ha logrado encontrar el espíritu de las cosas. 

Neuman ha hecho de Crashpad un disco que se ha dedicado a sÍ mismo. Paco Román, músico,vocalista, productor y compositor ha activado su luz interior y ha encontrado en su espíritu las notas que ha querido plasmar en un pentagrama. Crashpad suena a Neuman y a todo lo contrario. Ha hecho un disco menos ruidoso a lo que nos tiene acostumbrados manteniendo la esencia de sus anteriores trabajos y ha creado canciones que no quedan lejos de lo que cualquiera pueda soñar. La canción número ocho es el tema que da nombre al titulo del álbum y curiosamente el más corto de todos por lo que podría ser perfectamente la postdata del disco. No llega a dos minutos de duración y como “If” en If es el corte que se presenta en acústico. 

En “Quiet” Neuman ha hecho un guiño a todas las madres, especialmente a la suya que es a quien de manera inconsciente va dedicada esta canción. Aunque es un tema de estudio se asemeja a un directo. Espontaneo e inocente esta canción me recuerda al Hallelujah de Jeff Buckley, sobre todo en el comienzo con las primeras notas y voces de Paco Román que es quien toca exclusivamente en este tema el piano. La manera de tocarlo me recuerda a Elton John hasta que llega el estribillo en castellano (para que lo entienda todo el mundo) y me viene a la cabeza el archiconocido “Que canten los niños…” de Perales, por lo que pienso que un coro de niños lo hubieran bordado más si cabe. A esta canción yo le llamo “viva la madre que te parió” con mis respetos, pues creo que cantando este tema de manera honesta y modesta, Neuman ha encontrado el método para decir lo que siente.

End “da carpetazo a Crashpad y lo hace a lo Neuman, despidiendo las malas etapas y dejando paso a la luz definitiva. 

Crashpad es una obra de arte. Es un disco grabado en cinta, lo que ralentizó su grabación convirtiéndose en un doble vinilo sin tenerlo previsto. Luminoso, menos ruidoso y más emocionante, Neuman ha hecho de cada canción un disco experimental que le define en alma y espíritu . Creo que a Dios le gustaría Crashpad pues me pregunto cuanta gente habrá que encuentre el amor mientras lo escucha. Es un disco que busca la luz y tal vez sea por eso que no te cansas de escucharlo. Muchos de sus temas son tan profundos que cuando terminan te dan ganas de abrazar a quien sea que tengas al lado. En canciones que sangran si les urgas el corazón Neuman ha querido transmitir un significado, y es que Crashpad es un traje a medida hilvanado fino por los de Granada. El cuarto disco de Neuman ha recibido la atención que se merece. Un compendio de canciones que disfrutaremos más según vaya pasando el tiempo. La caratula del disco se presenta con el semblante de un Paco solemne portando un ramo de laureles que Ivan Pujol, fotógrafo del grupo, le entregó de manera automática sin tener la certeza de que la entrega de esta hierba para quien la recibe es señal de fama, valor y grandeza. 

Crashpad es un disco de diez canciones que viajando por un sendero luminoso han encontrando su efugio. Quien le iba a decir a Neuman que esos hoteles, esos crash pads que señalaban las puertas de salida eran una señal de lo que venía. La serendipia de encontrarse con un limonero en lo que iba a ser el hogar .Y acabar con satisfacción la gira, y la ilusión de llegar a casa…Porque al fin y al cabo el hogar es ese sitio, donde, cuando tenemos que volver están nuestros seres queridos, esperando, dispuestos a recibirnos. Eso es lo más bonito de todo. Y eso es ya propiedad de Neuman.


Contratación Neuman
gemma@subterfuge.com


Próximos conciertos de Neuman






0 comentarios:

 
El Mundo de Tulsa © 2012 | Designed by Rumah Dijual, in collaboration with Buy Dofollow Links! =) , Lastminutes and Ambien Side Effects
Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips