En streaming el segundo disco de Pshycotic Beats "Dormihcum"

Pshycotic Beats  Dormihcum

En streaming el segundo disco de Pshycotic Beats "Dormihcum"

 

Hace apenas dos años, el madrileño Andrés Costureras debutó como Pshycotic Beats con Rexer Flash, un álbum de música electrónica gestado mientras se recuperaba de un trastorno de ansiedad que le obligó a seguir un duro tratamiento farmacológico y que lo ha convertido en un enfermo crónico, atado de por vida a la medicación. Aquel disco era el primero de una trilogía que gira en torno a la locura, la química y los fármacos. Música introspectiva y de clara vocación terapéutica con la que exorcizar los demonios.

El segundo capítulo de esta personal ascensión desde los infiernos es un álbum que lleva por título el nombre de un somnífero, Dormihcum, y con el que Costureras establece una analogía entre la muerte y el descanso, el sueño y la necesidad de dormir. A partir de ahí establece otra analogía entre la muerte y los cementerios. Aglutinando todos esos conceptos, su portada muestra una gigantesca cruz de farmacia que, clavada en una piedra, da la bienvenida a un cementerio. Un cementerio muy especial, en el que se esconde una institución mental llamada Dormihcum y dónde sólo te admiten si la tristeza alimenta tu alma.

En Dormihcum, Pshycotic Beats se deshace de los instrumentales de su primer disco y se atreve a cantar. Y aquí llega la primera sorpresa. La voz de Costureras suena llena de pasión, como si hubiese sido poseído por los espíritus de David Bowie, Scott Walker, David Sylvian o Nick Cave. No es la única que se oye en el álbum. Frank Vurdalak aporta su dosis de misterio en Tiger Fighting Spiders y la dulzura de Pati Deluxe es el contrapunto vocal perfecto en Rooms y Killer Shangrilah. La segunda sorpresa procede de la música en sí, de las canciones. Unas veces tristes y oscuras, otras bailables. Sentimentalismo de ultratumba revestido de terciopelo sonoro que navega por aguas procelosas en las que se puede encontrar letras desgarradas, drama, acción y ambientación cinematográfica. Porque Dormihcum es más que un disco, es una electro-ópera, una película, secuela y precuela de otras, que podrían servir de argumento al próximo éxito musical de los teatros de cualquier ciudad del mundo. Con estos antecedentes, no resulta extraño que el fantasma de David Lynch sobrevuele el universo de Dormihcum, como en Killer Shangrilah, una canción que nació inspirándose en las producciones de Phil Spector y en grupos femeninos de los 60, como The Crystals o The Shangri-Las, y que ha terminado siendo el encuentro entre Julee Cruise y Patsy Cline durante unas vacaciones en Twin Peaks. Aquella mítica serie de televisión es una de las influencias más claras en Dormihcum, hasta el punto de que Andrés Costureras ha creado su propio sello discográfico, Log Lady Records, cuyo nombre es un homenaje a su personaje favorito de su serie favorita: la inolvidable Lady Leño.

Dormihcum es un disco de música electrónica, sí, pero no encontrarás sus referencias en la escena electro española. Más bien están en LCD Soundsystem, Hot Chip, Robyn, Portishead, Trentemoller, Royksopp, Air, Gus Gus, Dead in Vegas, Austra, Chromatics, Glass Candy o Music Go Music. Andrés Costureras ha creado una obra de atmósfera enrarecida, pero seductora y fascinante en sus luces y sombras. Dormihcum es un álbum fuera de lo común y con un cierto aire retro, pero que mantiene intactas las conquistas de la modernidad. El neoclasicismo de Pshycotic Beats ya está aquí.

pshycotic beats grupo 2013

Let me in
Haunted
Implosion / gratis
Rooms
Graves in the sky
Braindead splash
Tigers Fighting spiders
Killer shangri-lah
Departure



producto autoeditado






0 comentarios:

 
El Mundo de Tulsa © 2012 | Designed by Rumah Dijual, in collaboration with Buy Dofollow Links! =) , Lastminutes and Ambien Side Effects
Animated Social Gadget - Blogger And Wordpress Tips